Testimonios Programa BPB

ESTUDIANTES Y COMUNIDAD EDUCATIVA  OPINAN 

1-José Pablo A., CRCS, Costa Rica

Al iniciar el programa no estaba muy convencido de que me fuera a gustar, pero cuando iniciamos con las clases me llamó mucho la atención los temas.
Todo el año trabajamos con el tema de la sexualidad y las consecuencias de un nuevo individuo a la familia.

Aprendí muchos aspectos de la responsabilidad paterna y de los cuidados tan serios que requiere un bebé recién nacido y de los cambios de vida que genera la llegada de un hijo. Entre estos cambios de vida podemos mencionar tres áreas:

-Económica: Lógicamente el nacimiento de un hijo implica gastos muy grandes aun suponiendo que el bebé es sano y no requiere gastos médicos importantes. Estos gastos van desde el mismo, hasta pañales, comida, consultas médicas, ropa, utensilios, muebles entre otros. Cuando realizamos en clase el estudio de los gastos, para mí, fue impactante ya que no tenía conocimiento de que se generaran tantos gastos.

-Social: La llegada de un bebé cambia totalmente la rutina diaria y el convivio con otras personas como familia, amigos y compañeros. Las responsabilidades nuevas generadas por el bebé hacen que no se pueda seguir realizando las actividades cotidianas que uno estaba acostumbrado a hacer, como por ejemplo salir con los amigos, compartir con la pareja, la familia y por supuesto afecta el tiempo destinado a los estudios.

-Psicológicos: La nueva responsabilidad, implica un  cambio en la manera de pensar y de ver la vida, ya que otra persona depende totalmente de mí y de mi pareja. Además la llegada de un bebé, a una temprana edad hace que nos saltemos etapas importantes de la vida y nos obliga a madurar de una manera más acelerada.

Cuando realizamos el proyecto con el bebé, a pesar de que toda la familia se involucró de alguna manera como si fuera real, las responsabilidades recaían únicamente en mí y por lo tanto era yo  el que pasaba malas noches y tuve que suspender algunas actividades para poder cuidar al bebé.

Para mí fue muy importante la experiencia, ya que aprendí mucho sobre esta tipo de responsabilidades y cambio de vida, pero lo más importante que aprendí es que todavía no estoy preparado para tener un hijo.

2– Por Fernando M, CRCS, Costa Rica

El proyecto Bebé – Piénsalo Bien consiste en hacer conciencia en los adolescentes, sobre la gran responsabilidad que representa el tener, cuidar y mantener a un bebé. Luego de nosotros haber pasado por el proyecto, nos dimos cuenta de lo mencionado. Aquí comprendimos muchas cosas, no solo lo complicado que sería continuar con nuestras vidas y metas, sino que también notamos el gran gasto económico que produce la venida de un bebé. Además sería un desperdicio de juventud llenarnos de problemas y responsabilidades que no nos corresponden a esta edad. Esto también nos ayuda a la hora de planificar proyectos futuros, ya que aprendemos a poner en orden nuestras prioridades, además comprendemos los riesgos y los hechos que pueden poner en peligro la realización de nuestros proyectos. Pero a pesar de todo, la experiencia no dejo de ser bonita.

Al principio nos encontrábamos ilusionados ya que todo era como un juego. Pero con el pasar del tiempo notamos lo difícil que era, por que no podíamos dormir de noche, no podíamos salir cómodamente y sentíamos que nos privábamos de muchas libertades que normalmente tenemos y que nos ayudan a ir adquiriendo experiencia y madurez para poder enfrentar cada una de las etapas que se presentan en la vida. Pero aun así, nos encariñamos con el bebé, y fue una experiencia la cual disfrutamos, por el hecho de lo mucho que nos ayudó a comprender ciertas cosas, y porque a uno lo pone a pensar, y aunque requiera de mucho esfuerzo y sacrificio, todo eso no alcanza a superar la alegría que provoca el tener un hijo, el cuidar a su propio hijo.Esto fue algo por lo que me gusto pasar, y mucho más por haberlo hecho junto con mi compañera Mariana, ya que es una persona a la que quiero mucho.Sinceramente considero que el proyecto es muy importante, y que además está cumpliendo con lo que se proponen, que es hacer conciencia en los jóvenes acerca de todo lo que esto representa. Mi experiencia del proyecto 

 

 

3- María V, Liceo C., Costa Rica

Con este proyecto aprendí que un bebé no es solo ternura, también es una responsabilidad, es un ser que necesita muchas cosas no solo cariño; sino también cuidados, atención y paciencia cuando no se siente bien. El proyecto es importante porque nos enseña, bueno al menos a mí me enseñó, que estamos en una etapa de la vida en la que hemos conocido muchas cosas, pero estamos por conocer muchas más, es una etapa en la que empezamos a construir los cimientos de un futuro, en nuestro caso a través de los estudios. Así que como jóvenes y estudiantes no debemos de desviarnos y mucho menos con una responsabilidad tan grande como la de ser padres. Así que con el proyecto de “Bebé – Piénsalo Bien” yo comprendí que por muchas razones aún no estoy lista para cargar con una responsabilidad tan grande. Mi experiencia con el Proyecto “Bebé – Piénsalo Bien”

 

4- Brigitte G, Liceo SLG, Costa Rica

Realmente en mi opinión, el anteriormente mencionado proyecto ha dado pie a que en nuestra Institución haya un notable incremento en el sentido de la responsabilidad de los estudiantes de nuestro Colegio, en especial los de décimo y undécimo año. Nos beneficia enormemente que sigan dando apoyo a proyectos como este, que se enfocan en hacer conciencia en la población estudiantil acerca de lo importante que es tomar decisiones responsables a la hora de decidir si se está o no preparado para conllevar un bebé por el resto de nuestra vida. Insto en que no sólo en el Colegio, sino a nivel nacional es posible que haya habido una disminución en los embarazos no deseados, ya que “Bebé – Piénsalo Bien” enseña a los jóvenes lo necesario que es tener una mentalidad abierta y aceptar que a nuestra edad es muy difícil hacerle frente; además de instruirnos acerca de lo esencial que es tener frente, el concepto bien claro de maternidad y paternidad responsables.

Además de todos los inconvenientes anteriormente mencionados que genera éstos embarazos en adolescentes, cabe mencionar que en la mayor parte de los casos, el padre del niño se desentiende de esa responsabilidad, dejando a la madre en la difícil encrucijada de decidir qué es lo mejor para su hijo, por lo que, un alto porcentaje de madres adolescentes desertan de los estudios para dedicarse exclusivamente a trabajar y salir avante con los gastos que le proporcionará la llegada de un niño, lo cual no es sencillo ya que se necesita un presupuesto considerable para ello. Por último he de agregar que no sólo los estudiantes nos vemos beneficiados con esto, sino, que los educadores desempeñan un papel protagónico en el proyecto ya que nos ayudan a comprender lo importante de ponernos metas para pensar una, dos, tres veces… lo que nos pueda perjudicar y truncar nuestros sueños. En pocas palabras, apoyo ciento por ciento proyectos como éste que nos inducen a apreciar nuestra vida y a salir adelante a como dé lugar.